La gestion de curriculums en las empresas

Los abogados expertos en despidos y en derecho laboral.
¿Un puesto libre?

Con esto de la mal llamada crisis (que en realidad es un estafa a todas luces) y como cada vez hay más personas en situación de desempleo, están con muy buen criterio entregando cientos de curriculums diarios en todo tipo de empresas, que no siempre están buscando trabajadores, y que en muchos casos no saben qué hacer con tanto curriculum como les llega.

Hay empresas que conforme les llegan los pasan por la destructora de documentos sin dudarlo siquiera.

Otras sin llegar a leerlos, los meten en una caja o en varias, que sólo en una se llena rápido.

Las hay que incluso los leen y luego los clasifican o al menos se quedan con los de aquellas personas a las que tal vez, existe la posibilidad de que puedan llamar en un futuro más o menos cercano.

Y las hay que aún cuando de momento no piensen en contratar a nadie, al menos se dignan a enviar una carta o un correo electrónico, comunicando a los candidatos que serán tenidos en cuenta en futuros procesos de selección. Son empresas que tienen en cuenta que esos candidatos a la búsqueda de un empleo, también son en muchos casos clientes.

Y por supuesto que también hay empresas que en todo momento andan buscando trabajadores, por ejemplo editores, dado que la venta de libros es algo que en todo momento necesitan de personal para cubrir puestos comerciales, aunque yo más que como actividad principal, donde veo un montón de ventajas es como complemento a otro tipo de actividades, y se me ocurre el ejemplo de alquien que vende muebles, y también los libros con los que muchas personas decoran esos muebles del salon.

Libros por metros, algo que me extraña que aún no esté inventado, y que para mi al menos, podría ser un buen negocio.

Defensa de los intereses de un hotel

hotel-training-99Si hay algo que caracteriza a un establecimiento hotelero, es la cantidad de situaciones de lo más variopintas con relación al derecho, que se pueden dar en uno de ellos: desde la contratación del personal, hasta los contratos con mayoristas o proveedores, pasando por un entramado de normas de toda índole, y que hacen que el abogado que trabaje en un hotel o la asesoría jurídica encargada de los negocios de un hotel, no tengan ni un momento de respiro o de descanso.

Incluso en los cursos de preparación para entrar a trabajar en un hotel como los organizados por hotel training, se hace una llamada de atención sobre los hoteles, su naturaleza jurídica y la extensa normativa tanto legislativa como jurisprudencial respecto a los contratos más habituales que se realizan en la hostelería.

La parte más difícil, es conseguir que todo el personal de un hotel esté al tanto de sus obligaciones y derechos para con todas las personas o empresas que en el devenir diario se relacionan entre si, y que actúen conforme a lo que el ordenamiento jurídico espera de ellos. No es fácil, ya que cada uno somos como somos, y a veces los enfrentamientos están a la orden del día, pero para eso está el abogado, para hacer lo posible para la correcta actuación de todos ellos, atendiendo principalmente a la defensa de los intereses de su cliente, que normalmente es el hotel, aunque no siempre ha de ser necesariamente así.

Y acabo no sin hacer mención a la necesidad de los cursos de formación que en materias jurídicas, deben o al menos deberían ser imprescindibles, ya que nunca se sabe por dónde va a aparecer el siguiente problema que merece ser resuelto de una forma en la que todas las partes implicadas, acaben conformes con su resolución.

¡Hay que intentarlo!