La investigacion de las torturas

Hace una especie de chantaje emocional bastante infantil para defender a su cliente y espero que tenga mejores argumentos para el juicio  Pero vamos a ver, ¿de verdad creéis que si no se torturase la GC no denunciaría por injurias a los detenidos que les acusan públicamente de torturas y así sumas más años a sus condenas? Si no se hace es básicamente porque eso desencadenaría una investigación del caso y todos sabemos que ha salido de la última investigación(una que ha llegado a investigarse…) que se ha hecho en ese sentido (Portu y Sarasola torturados por Guardias Civiles). Poniéndome como abogado del diablo des pues de leer esto “Los abogados eran parte nuclear de la misma para desarrollar todas y cada una de las actividades criminales de la organización”

noticias.juridicas base_datos Penal Recomiendo leer esta noticia para entender la sentencia, entender un poquito la ley y no mezclar Marta del Castillo, Garzon y las aves amazonicas. Estoy leyendo muchas tonterias, pero lo mas sorprendente es que se llevan positivos!
La Ley de Enjuiciamiento Criminal (del siglo XIX) permitía el registro policial de habitaciones de hotel sin orden judicial previa ni necesidad de delito flagrante. Desde(año de aprobación de la Constitución) hastase hicieron registros de habitación de hotel sin orden judicial previa ni delito flagrante, y a nadie se le ocurrió cuestionarlo porque es lo que pasa normalmente. No existe la justicia. Sencillamente se necesitan indicios de criminalidad. que solamente puede aportarlos la policía y precisamente es quien solicita, y lo avala el fiscal, la grabación. Don´t feed the batasuni Esto hay que sumarlo a la directiva de la vergüenza, con “suerte” igual los mandan sin protección jurídica a cualquier país después de tenerlos en la cárcelmeses.

No hace falta más que leer un poco, con sentido crítico y mente abierta, para darse cuenta de lo que está pasando con este Sr. un abogado (como juez no me gusta demasiado por sus maneras, pero eso no es motivo de censura): sus propios compañeros -la envidia en un sector tan endogámico y cerrado como la judicatura española salta a la vista continuamente cuando se observa cómo se reparten sillones y puestos-, le han querido, desde la derecha y la izquierda, fuera de la carrera y ahora lo han conseguido, aunque siete jueces hayan tenido que sorberse los mocos y actuado al unísono y de manera prevaricadora de los inquilinos en malaga -se puede argumentar fácilmente- abriendo y cerrando su caso con una rapidez que ya quisiéramos los españoles en la resolución de nuestros juicios. Llevo catorce años esperando que me resuelvan un pleito y el pobre Sr. Fabra lleva años y años esperando un juicio “justo”.