Los nuevos fondos de inversion

Leo en la sección de economía del diario El País, que la tendencia ideal para las PYMES en la actualidad pasa por la exportación y la globalización. Con todos mis respetos para sus economistas, pero andan un poco perdidos. Cierto que hay que hacer algo, pero que no pasa por la globalización, sino por la internacionalización, que incluye a su vez a la exportación. Exportar es algo que llevamos décadas sino siglos haciendo, pero no correctamente. Pongo por ejemplo el aceite de oliva que lo exportamos a granel en enormes camiones cisterna a los italianos, que lo embotellan y venden como suyo, a un precio varias veces superior al que nos lo han pagado.

En España incluso hay ya algunos fondos de inversión en materias primas, para ayudar a las pequeñas y medianas empresas españolas en esa urgente y necesaria internacionalización, comercializados por una banca que ayuda en todo lo posible a las PYMES en ese complejo proceso. Proceso que comienza con las dificultades idiomáticas, pero que es fácil de resolver con tanta persona preparada que domina varios idiomas, y que están encantados de encontrar un trabajo donde se le pida precisamente ese dominio.

Otro problema que nos encontramos al competir en ese mercado tan complejo, tan especializado y donde los actores dominantes del mismo nos llevan años sino décadas de ventaja, son la unión con la banca y derivados, donde un banco amigo nos puede llevar de la mano y ofrecernos un montón de productos y servicios especialmente diseñados para que nuestra incursión en esos mercados sea de lo más provechosa, empezando por el servicio de cambio de moneda, pasando por la gestión del cobro del producto o servicio que prestamos en el exterior, y acabando con un eficaz asesoramiento sobre los beneficios y cómo invertirlos para obtener de ellos una mayor rentabilidad.

Ese banco, lo tenemos muy cerca. Al alcance de nuestro teclado.